Diario de una realidad

No sé si será ‘la caló’ de la Sevilla nuestra, o simplemente la crueldad de una realidad que se estampa ante mis ojos. Este periodo estival estaba marcado en rojo. Comenzaba una nueva etapa, una etapa llena de ilusiones, un estado profesional totalmente diferente. O no. Y, es que, cuando vas a una redacción y te siguen tratando como aquel personajillo que todavía no está preparado para hacer más que escribir en una página perdida del universo interactivo… malo.

Es cierto. Aquello que dice: ‘Cada maestrillo tiene su librillo’. Pues sí. Y sólo por eso no pueden pretender que yo redacte un manual de varios tomos. No pueden hacer que mi estilo se adapte al de toda una redacción. Es imposible. Hoy uno te dice cómo tienes que escribir una cosa, para que mañana, otro te diga que esa cosa no se escribe así, sino como este segundo te indica… ¿Pero esto que es?

Está muy claro. Mientras en tu frente siga dibujada la N, que indica Novato, no serás nada. Harás lo que nadie quiera hacer y cuando haya algo bueno que hacer, no lo tocarás. Escribirás como quieran que escribas, hasta que esa ‘N’ vaya desapareciendo, porque cuando desaparezca, volverás a ser tu mismo.

No creo que ningún compañero de trabajo lea este olvidado blog donde me desahogo cuando me apetece, pero ‘si cae la breva’, amigos mios…¿Cómo decirlo? Cuando haya que corregir algo, haganlo simplemente ciñiéndose a lo que es la lengua castellana. No corrijan el sentido de una frase. Yo sé lo que quiero decir cuando digo una cosa y no otra. ¿De quién es el texto? ¿Mio? Pues déjenme hacer mi trabajo. Y otra cosa. ¿Web? ¿Me quieren decir que voy a estar todo un verano en una redacción para que más del 50% del tiempo lo emplee escribiendo para una web? Tengo un blog.

En fin. Necesitaba ese desahogo que me proporciona esta pantalla grisácea. No sé si alguien me escucha ahí detrás, espero que si.

Eloy Díaz

Anuncios

Un pensamiento en “Diario de una realidad

  1. Pues claro que te escucho crack. No te olvides nunca de una cosa, tenemos que avanzar esquivando o recibiendo todas las bombas del día a día, esas bombas vendrán pero no podemos pararnos y dejar de avanzar, un abrazo Eloy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s