La rocambolesca historia de Beñat

“El entrenador ha descubierto una estrella”, comentó Achille Emaná al término del partido Elche-Betis. Y es cierto. Aunque a este futbolista vasco le queda mucho por andar, a día de hoy, Beñat es un crack. No es el típico canterano bético, sevillano, rápido, con descaro, tipo Israel o Ezequiel, no. Y es que, la historia de Beñat, es una historia rocambolesca. El menudo futbolista se crió en los escalafones inferiores del Athletic de Bilbao.

Los leones, tienen un convenio de colaboración con todos los clubes vascos por el cual, tras ver a Beñat los ojeadores rojiblancos, no tuvieron problemas para incorporarlo a las filas del equipo de ‘La Catedral’. Beñat tuvo etapas varias en el Athletic. Comenzó haciendolo bien, en los filiales del conjunto vasco, se convirtió en una de las perlas de la cantera de Athletic e incluso llegó a debutar en el primer equipo del Athletic, en Primera división, de la mano de Félix Sarriugarte. Pero poco después Sarriugarte, su valedor, fue destituido por Mané y éste no contó en absoluto con Beñat.

Tuvo que volver al filial y el golpe anímico que sufrió Beñat se vio reflejado en su rendimiento. Tanto es así que los técnicos vascos estaban dispuestos a dejarle salir. Aunque Beñat estaba de bajon anímico, no fue facil que saliera del Athletic. Tuvo ofertas pero el jugador nunca había salido de Bilbao y se le hacía difícil abandonar su tierra. Se le cedió al Conquense, donde jugó ante el Granada un partido. Uno de los ojeadores del Betis estaba siguiendo las evoluciones de un futbolista del Granada, pero al ver a Beñat, se olvidó del jugador granadino y se entusiasmó con el mediocentro vasco. Cuando el ojeador bético se enteró de que el chaval era canterano del Bilbao… todas las esperanzas de contar con él se diluyeron. Quitarle un canterano al Athletic es muy complicado. Sin embargo Valenzuela pidió a un ojeador del Betis que le hiciera un seguimiento a Beñat, y éste ojeador, a la conclusión de un partido, habló directamente con Beñat para pedirle el teléfono de su representante. Beñat le dijo algo al ojeador que fue el detonante de todo. “En junio quedo libre”. El resto de ésta rocambolesca historia, ya la conocemos todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s