Iker Jimenez: el periodista

Hoy quiero hablar de un periodista que no deja de sorprenderme, hoy quiero que todos conozcamos un poco más a Iker Jimenez.

Es posible que, por la temática a la que se dedica, existan muchas personas que menosprecien su trabajo. En cierto modo puede ser comprensible que se le preste más atención y que, a priori, tenga más credibilidad un periodista que se dedica a hablar de política a uno que trata temas paranormales, habla de alienígenas y de misterios del pasado.

Este tipo es fascinante. Tengo que confesar que soy muy seguidor suyo. Desde hace bastante tiempo escucho sus programas  radiofónicos (Milenio 3 en la SER) y también lo veo en la pequeña pantalla (Cuarto Mileno en CUATRO). Al principio, he de confesar, que yo también pensaba que se trataba de un ‘chiflado’ de pocos tornillos que se dedicaba a soltar incógnitas que jamás contestaba. Eso, precisamente eso, era lo que me moletaba más. Comenzaba las historias y no daba a los espectadores una explicación o una respuesta, aunque fuera increíble. Y, después de estudiar la fascinante carrera de periodismo, es eso, y no otra cosa, lo que me hace admirarlo profundamente.

Miento, sólo eso no, tiene muchas más cosas. Lo que Iker hace es contarnos lo que ha vivido, a través de sus testigos, a través de personas que se acercan a contarle una historia, etc. Y él, como honesto que es, nos cuenta la historia tal y como la ha vivido e intenta encontrar una explicación a lo inexplicable. Lleva a expertos a sus programas para que aclaren determinadas cuestiones, intenta esclarecer siempre los hechos pero… la temática que toca no permite que siempre haya una respuesta racional. Él deja al espectador la decisión de que crea, o no, lo que se le cuenta. No intenta convencer a nadie de una u otra postura, simplemente nos hace llegar cosas, hace periodismo.

Y decía yo anteriormente que “miento” porque hay muchas más cosas que me gustan de este señor. Una de ellas, y casi la más importante, es su pasión por el periodismo. Iker Jimenez es un tipo de esos que se manchan las botas de fango, que recorre caminos olvidados y que se baja del aurea que da la fama para hablar con cualquier persona de cualquier pueblo recóndito en el que un día pasó algo diferente a lo conocido como habitual. Es, como él mismo dice, un periodista a la antigua ausanza, un periodista de campo, uno de los de verdad. Tener las posaderas en una silla de oficina y no salir a la calle para conocer de primera mano la noticia es algo que no va con él. En cierto modo, me siento identificado con él, aunque, quizás no pueda hablar muy fuerte por el sitio en el que estoy trabajando en este momento.

Iker tiene ese magnetismo que tienen los grandes de la radio. El señor Jimenez tiene esa magia que te pide que lo escuches, Iker, os lo digo con el corazón en la mano (y no he coincidido jamás con él) es un señor periodista.

Podrá o no podrá gustar los temas que trata. Podrán ser más o menos interesantes para unos u otros, pero lo que Iker garantiza, lo que hoy avalo yo a través de mi humilde blog, es la autenticidad de un tipo que ama su profesión. Os invito a que lo conozcais, merece la pena.

Anuncios

Un pensamiento en “Iker Jimenez: el periodista

  1. Bravo. Entusiasmo, como Félix Rodriguez de la Fuente.
    Un tipo a contracorriente. Seguido por miles, incomprendido por muchos, criticado por algunos.

    Un tipo imitado, pero inimitable, auténtico. Libre.

    Felicidades por el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s