El Betis saca un punto de Balaídos pese a la aplastante superioridad celeste

El Betis arrancó un punto de Balaídos en un partido que mereció ganar el Celta. Los hombres de Paco Herrera eliminaron el centro del campo bético en la primera mitad y dominaron con ocasiones y un gol el primer periodo. Marcó un gol el Celta (Álex López), pero de haber tenido un poco más de suerte, podrían haber sido tres. El Betis no encontraba su juego. Beñat e Iriney no conseguían conectar con los hombres de ataque y el Betis sólo chutó una vez con peligro (un balón que Emaná cruzó demasiado a la derecha de la portería celeste).

Con la segunda mitad llegaron los cambios. Pepe Mel dejó en el banquillo a Beñat y Momo para dar entrada a Israel y Jorge Molina. Fue acertado el cambio ya que Beñat estaba desaparecido y Momo no termina de convencer a la parroquia verdiblanca. Salva Sevilla pasó a formar pareja con Iriney, Emaná se tiró a la izquierda e Israel ocupó la banda izquierda. Mejoró el Betis pero el Celta seguía dominando el duelo. No obstante, el Betis en un zarpazo consiguió empatar gracias a un pase de Salva y el oportunismo del de siempre: Rubén Castro (suma su octavo gol en Liga).

El Betis se lo creyó y se echó arriba. Consiguió enlazar varias jugadas y a punto estuvo de marcar Jorge Molina, que en una jugada de Israel por la derecha pasó magistralmente el balón a Jorge que incomprensiblemente mandó el balón fuera (en esta jugada se lesionó Emaná y no sabemos cuánto tiempo tiene de lesión). Los celestes vieron que, después del empate, el partido podría llevarselo el Betis y comenzaron a salir a la contra, donde, Trashorras mandó un balón al palo.

Al final empate en un partido en el que pudo pasar cualquier cosa y en el que el Celta mereció los tres puntos. El Betis sigue primero con tres puntos de ventaja sobre el segundo (el Rayo) y cuatro sobre el tercero (el Celta).

El mejor: De Lucas; El catalán volvía de una lesión e hizo un partido espectacular. No consiguió marcar pero mantuvo en jaque a toda la defensa verdiblanca.

El peor: Momo; El canario sencillamente no aparece y, cuando lo hace, es para errar. Quizás Mel se tenga que pensar la posibilidad de darle la titularidad a Israel en detrimento de Momo.

El árbitro: Nefasto. Ceballos no tuvo su día. El colegiado extremeño se equivocó en todas y cada una de las jugadas conflictivas del duelo. Primero no pitó dos penaltis claros a favor del Celta (por manos de Miguel Lopes el primero y también por manos de Nacho el segundo). Luego no pitó mano en el gol que consiguió el Celta (el futbolista que centra controla el balón claramente con la mano) y más tarde pita fuera de juego a Jorge Molina en un balón que le dejaba sólo con el portero y que, en la repetición se pudo ver, estaba en posición totalmente reglamentaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s