Llueve sobre mojado

Como si de una tarde de gris lluvia se tratara cuyo soniquete de las gotas cayendo en el cristal de la ventana te sume en el vaivén de tus pensamientos. Dejando todo viso de realidad a un lado. Viviendo interiormente durante algún tiempo, pasó.

Un trueno iluminó el negro paisaje rescatándote de tu fuero interno. Creíste ver la solución. Una luz en un mal tiempo que podía marcar la vereda correcta.lluvia

Sin embargo, fue solo eso. Un rayo, una luz, un momento. Duró lo que duró. En tan sólo un instante las gotas de lluvia volvieron a sonar en la ventana. El cielo volvió a tornarse negro y la luz… la luz ya sólo era un recuerdo.

Hacer el simil no es sencillo pero, entiéndanme. Lleva lloviendo todo el día.

Si la luz fue el cambio de un sistema roto. Si la luz fue la solución momentánea. No veo porqué no hay que cambiar lo que, al menos por un instante funcionó. Decían los grandes entendidos, y por si alguien no ha conseguido seguirme hablo del balompié, que lo que funciona es de necios cambiarlo.

Pero se cambió. Y ¿saben por qué? Pues porque cuando las cosas salen, aunque sea haciendo un esfuerzo titánico y renunciando incluso a nuestra forma habitual de funcionar, pronto creemos que ese rayo de luz acabará haciéndose más y más grande. Pero no mañana, sino al instante.

Y lo único que ocurre es que volvemos en sí y continuamos mirando la ventana. Por cierto, sigue lloviendo. Y muchos continuarán mirando al cielo en busca de otro rayo de luz, mientras el tiempo se acaba y llueve sobre mojado.  Tic-tac.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s